El Calvario de Villafeliche

El Calvario de Villafeliche

Este año la primavera también se ha acelerado en la comarca de Calatayud. Primavera veraniega que muestra un jardín plagado de flores y plantas que crecen sin mesura.

Dispuestos a no perdernos tan espectacular como efímero paisaje nos hemos dirigido a la ribera del Jiloca, concretamente a la localidad de Villafeliche donde, el monte denominado Calvario, se plaga de aliagas, tomillo y otras especies aromáticas, pero sobre todo de gran cantidad de flores, entre las que, en primaveras como esta, los lirios se abren de manera escandalosa.

Un plácido paseo y siempre sorprendente. Aunque en esta ocasión, mucho más: las capillas del camino del Calvario han sido renovadas por completo. Para quienes lo desconozcan, se trata de uno de los elementos patrimoniales de más interés con que cuenta Villafeliche, donde tradicionalmente se celebra, cada Semana Santa, el vía crucis de Viernes Santo.

Se encuentra escalonado en el cerro que domina la población y que tiene la particularidad de haber servido de cementerio a varias familias de la misma. La ermita de San Antón es el punto de arranque de la subida al Calvario; el camino zigzagueante que lleva hasta la capilla mayor está jalonado por numerosas capillas privadas, hasta hace muy poco algunas en ruinas, hoy todas completamente rehabilitadas.

Cada una de estas capillas se corresponde con una estación del vía crucis, circunstancia que se ha hecho constar en los azulejos de nueva factura que lucen en las fachadas.

Conforme se asciende hasta la capilla mayor, que en otros tiempos llegó a contar con santero, la vista se amplía y descubrimos desde arriba el pueblo y gran parte de la vega del Jiloca.

Un precioso paseo, como hemos querido reflejar con esta selección de fotos. Muy aconsejable comprobarlo personalmente, procurando no dejar el camino para no saltarse ninguna de las estaciones.