XX aniversario Declaración del Mudéjar Aragonés
Patrimonio Mundial

XX aniversario Declaración del Mudéjar Aragonés <br> Patrimonio Mundial
El Ayuntamiento de Calatayud y la Asociación Torre Albarrana han programado diversas acividades para conmemorar el evento durante el mes de diciembre

El Arte Mudéjar de Aragón se incluyó en la Lista del Patrimonio Mundial en 1986 con la torre, la techumbre y el cimborio de la Catedral de Santa María de Mediavilla; la torre e iglesia de San Pedro; la torre de la iglesia de San Martín; y la torre de la iglesia del Salvador, todos ellos en la ciudad de Teruel. El 14 de diciembre de 2001, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, reunido en Helsinki, amplió a toda la Comunidad está declaración como Patrimonio de la Humanidad al Arte Mudéjar Aragonés, considerándolo “un bien singular e irremplazable para la humanidad” por su “universalidad, singularidad y autenticidad”.

Aunque la Declaración fue extensiva a todos los monumentos incluidos en la candidatura, fueron seis los seleccionados por ser los más representativos: el ábside, claustro y torre de la colegiata de Santa María de Calatayud; la iglesia parroquial de Santa Tecla de Cervera de la Cañada; la iglesia de Santa María de Tobed; los rasgos mudéjares supervivientes del Palacio de la Aljafería; la torre e iglesia parroquial de San Pablo; y el ábside, parroquieta y cimborio de la Seo, estos últimos en Zaragoza.

Existen en Aragón 157 monumentos que dan a entender lo que supone el Mudéjar para nuestra identidad, reflejando este fenómeno como hecho histórico y cultural que debiera servir de ejemplo de paz y respeto entre los pueblos.

El arte mudéjar expresa la historia de Aragón en una arquitectura que, durante casi cinco siglos, del XII al XVII, desarrolló una técnica constructiva única gracias a la coexistencia de distintas tradiciones y culturas.

A raíz de esta declaración el Gobierno de Aragón instituyó el día 14 de diciembre de cada año como “Día del Patrimonio Mundial Aragonés”.