José Muñoz Román

José Muñoz Román
Homenaje al bilbilitano José Muñoz Román

Desde sus inicios, la Asociación Torre Albarrana ha perseguido una antigua intención de su presidente, Pepe Arévalo: hacer un merecido homenaje al libretista José Muñoz Román. En este empeño, los miembros menos informados, hemos ido ilustrándonos, conociendo multitud de datos sobre su vida y milagros, y apreciando a este bilbilitano olvidado.

Nació en Calatayud en enero de 1903. Comenzó muy joven a dedicarse a su gran pasión que era el teatro. En Madrid, y desde los 18 años, empezó a vivir del arte de Talía, convirtiéndose en un magnífico libretista, dejando para la historia de la revista musical más de cincuenta títulos como Las Leandras, Cinco minutos nada menos, Doña Mariquita de mi corazón, Luna de miel en El Cairo, Ana María, La chacha, Rodríguez y su padre

También supimos del orgullo que le suscitaba su origen y como gustaba de todo aquello que tuviese que ver con Calatayud. Sentimiento no correspondido como demuestra el suceso ocurrido en los años 50: el Ayuntamiento lo propuso como Hijo predilecto de la ciudad que lo vio nacer y que tanto quería, pero sucedió que otro Hijo predilecto, anteriormente nombrado como tal, no vio bien compartir honores con un revistero y nuestro don José se quedó injustamente sin lo que para él habría sido el mejor homenaje, a pesar de los muchos y relevantes que recibió.

Nos propusimos firmemente dar a conocer la figura de José Muñoz Román entre los bilbilitanos. Que se sintiesen orgullosos de él y que gozase, aunque tarde, de esa predilección arrebatada. Modestamente y desde el año 2014 decidimos, cada 8 de septiembre festividad de nuestra patrona, pasar por su casa natal en la calle Gotor, explicar un poco de su interesante vida y cantar Los nardos como sencillo y sincero homenaje. Pero aspirábamos a más, por supuesto. Queríamos un reconocimiento oficial, que se le dedicase una calle, que se cantasen sus canciones… El ayuntamiento bilbilitano, desde su departamento de cultura, escuchó nuestra solicitud y por fin el revistero ocupó el lugar que le correspondía, sin títulos, pero con sus paisanos, como seguro le hubiese entusiasmado.

El día 10 de abril de 2015, en el Teatro Capitol y en colaboración con el Ayuntamiento de Calatayud, se rindió homenaje al letrista bilbilitano José Muñoz Román, autor de obras tan populares como el pasacalles de Los nardos o chotis como El Pichi y La Colasa, en un acto en que Pepe Arévalo ofreció una conferencia intercalando números musicales en los que intervinieron Nacho del Río, Yolanda Larpa, Santiago Beltrán, la nieta del homenajeado, Rosana, y Corita Viamonte, con poesías a cargo de José Verón. Al acto acudieron multitud de familiares y el teatro Capitol se abarrotó de bilbilitanos que, por supuesto, salieron entonando Por la calle de Alacalá

En los escaparates de la antigua mercería Muñoz, en la plaza de Goya, se montó una exposición con objetos personales y fotografías del compositor, cedidos por su hija, que permaneció las dos semanas próximas al acto.

El día 25 de abril de 2017, el consistorio bilbilitano en el Pleno mensual le otorgó, por unanimidad, uno de los mayores honores: la denominación de una calle en su ciudad natal. En este caso el Rincón de José Muñoz Román, justo enfrente de su cuna en la calle de Gotor, donde continuamos cantando Los Nardos cada 8 de septiembre.

Y, por fin, el 8 de septiembre de 2017, día grande para Calatayud que celebra la festividad de su patrona la Virgen de la Peña, se vieron cumplidos nuestros anhelos y se incluyó oficialmente al célebre libretista en el callejero bilbilitano durante el transcurso de un  multitudinario acto en el que José Manuel Aranda, alcalde de la ciudad, destapó la placa del Rincón de José Muñoz Román.


Se sentiría dichoso y agradecido, como lo estamos nosotros al concejo municipal que siempre ha escuchado y atendido nuestras propuestas, uniéndose en los homenajes y devolviendo a José Muñoz Román tan merecidas distinciones para que propios y extraños recuerden o conozcan mejor al ilustre hijo de Calatayud.