Románico

Arte Románico en la Comarca Comunidad de Calatayud (1120 - 1230, románico de repoblación)

El románico se desarrolló en Europa durante los siglos XI y XII manteniéndose en España hasta bien entrado el siglo XIII. Al naciente reino de Aragón llegó por los Pirineos, por Navarra y por la cercana Cataluña que había sido más precoz asimilando esta corriente artística, si bien con el devenir de los años la influencia vendría de tierras castellanoleonesas en las que había evolucionado de forma distinta.

Se podrían establecer unas características generales, aunque siempre con sus peculiaridades, para definir la arquitectura románica: bóvedas de cañón, arcos de medio punto, escasez de vanos, ábsides semicirculares y plantas de cruz latina canónicamente orientadas hacia el este.

Tras la conquista de Calatayud en 1120 algunas mezquitas se reconvirtieron en iglesias, en nuestra ciudad sirven de ejemplo San Juan de Vallupié y Santa María la Mayor, pero además se crearon otros templos de nueva planta. Por la bula del Papa Lucio III (1182) sabemos que se habían consagrado en la Comunidad de Aldeas sesenta iglesias parroquiales, pudiendo suponer que en muchos casos se construirían según el estilo imperante en la época, que tendría en estas tierras influencias aragonesas (pirenaicas), seguntinas (al pertenecer algunas villas a la diócesis de Sigüenza) y castellanas (debido, sobre todo, a la dependencia de algunas aldeas, como Cimballa, y el monasterio de San Benito de Calatayud, del de San Salvador de Oña). 

Al ser el nuestro territorio de frontera hubo gran inseguridad constructiva y además el románico, estilo usado hasta comienzos del siglo XIII, sufrió importantes pérdidas durante la guerra de los dos Pedros que afectó mucho en la segunda mitad de la centuria siguiente. Si añadimos a esto reformas posteriores, cambios de gustos y las sucesivas contiendas que dejaron su huella en la comarca, son escasos los ejemplos de templos íntegramente románicos que subsisten, aunque contamos con interesantes restos dignos de ser recordados. Los ejemplos más destacados los podemos encontrar en las iglesias de la Asunción de Embid de Ariza, la Asunción de Monreal de Ariza, San Miguel de Llumes y en los restos románicos del Monasterio de Piedra. En lo civil los castillos de Somet y de Berdejo podrían ser incluidos en este estilo.

En cuanto a los bienes muebles pocos son los que han llegado hasta nosotros. Además de algunas pilas bautismales, destacan un Crucificado, ya muy tardío, que se conserva en el museo de la colegiata de Santa María en Calatayud, y varias imágenes sedentes de la Virgen, algunas ya correspondientes al siglo XIII que mantienen la tipología de las kiriotisas del románico pero son góticas. 

Tampoco hay que olvidar las ermitas, en algunos casos templos de antiguos poblados, que contaban con espacios de oración donde todavía permanecen importantes restos sueltos, muebles e inmuebles,  incluso notables edificios como la ermita de la Trinidad en el despoblado de Vadillo cerca de Villarroya de la Sierra.

En este espacio se ha pretendido elaborar una relación exhaustiva de los elementos más destacados del románico de la Comarca Comunidad de Calatayud, siendo conscientes de que puede haber nuevos hallazgos o nuevas interpretaciones.

Aluenda

Iglesia de la Coronación de la Virgen. Ábside.

Abanto

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Pila bautismal de la parroquia.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Pila bautismal de la derruida ermita de Santa Catalina de Pardos.

Berdejo

Iglesia de San Millán. Ábside.
Castillo. De planta cuasi rectangular.

Bijuesca

Iglesia de San Miguel arcángel. Ábside y ventanales de medio punto.

Calatayud

Basílica del Santo Sepulcro. Restos en el claustro.
Colegiata de Santa María la Mayor. Restos arqueológicos del zócalo de sillares del edificio de piedra románico.
Colegiata de Santa María la Mayor. Talla en madera policromada de Cristo crucificado. Actualmente en el Museo de Santa María.
Iglesia de San Andrés apóstol. Crismón, reubicado en la puerta meridional.
Iglesia de San Andrés apóstol. Pila bautismal de piedra caliza, actualmente en el Museo de Santa María.
Iglesia de San Pedro de los Francos. Crismón
Iglesia de San pedro de los Francos. Base pétrea de la torre.

Castejón de las Armas

Ermita de la Virgen del Cerro. Virgen sedente, talla en madera policromada.

Cimballa

Iglesia de la Purificación de Nuestra Señora. Portada recuperada y restaurada en el muro sur.
Iglesia de la Purificación de Nuestra Señora. Pila bautismal.

Clarés de Ribota 

Iglesia de Nuestra Señora del Castillo. Ábside.

Embid de Ariza

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Portada.

Huérmeda

Iglesia de San Gil abad. Virgen sedente, talla en madera policromada, procedente de la ermita de Santa Bárbara de Bílbilis.
Iglesia de San Gil abad. Pila bautismal, procedente de la ermita de Santa Bárbara de Bílbilis.

Llumes

Iglesia de San Miguel arcángel.
Iglesia de San Miguel arcángel. Detalles.

Malanquilla 

Ermita de Santa María Magdalena. Reconstruida. Ábside, restos del alero y canecillos.

Monasterio de Piedra. Nuévalos

Monasterio de Piedra. Restos del castillo de Malavella.
Monasterio de Piedra. Bodegas.
Monasterio de Piedra. Callejón de los hermanos legos conversos.
Monasterio de Piedra. Crismón, parcialmente oculto por yesos barrocos del siglo XVIII.
Monasterio de Piedra. Arco en la portada de la iglesia abacial de Santa María de Piedra.
Monasterio de Piedra. Torre-puerta del recinto fortificado, tardo románica.

Monreal De Ariza 

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Ábside.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Portada.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Detalles.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Pila bautismal decorada con motivos relacionados con la orden de San Juan de Jerusalén.

Monterde

Ermita de la Virgen del Castillo. Ábside.
Ermita de la Virgen del Castillo. Tallas en madera policromada de vírgenes sedentes del siglo XIII.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Pila de bautismo procedente de la ermita de la Virgen del Castillo.

Morata de Jiloca

Iglesia de San Martín de Tours. Pila bautismal.
Iglesia de San Martín de Tours. Talla en madera policromada de Virgen sedente del siglo XIII.

Munébrega

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Crismón en el tímpano.

Nuévalos

Ermita de Nuestra Señora de los Albares. Talla en madera policromada de Virgen sedente del siglo XIII.

Pozuel de Ariza

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Pila bautismal procedente de la ermita de la Virgen de la Raya.
Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Virgen sedente, talla en madera policromada.

Ruesca

Iglesia de Santo Domingo de Silos. Ábside.

Sediles

Iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz. Virgen sedente, talla en madera policromada.

Torralba de Ribota

Iglesia de San Félix mártir. Virgen sedente, talla en madera policromada, procedente de la ermita de la Virgen del Camino.

Torrijo de la Cañada

Iglesia de San Juan Bautista. Tres crismones en distintas fachadas, colocados al revés.

Villalengua

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Talla en madera policromada de Virgen sedente del siglo XIII.

Villarroya de la Sierra

Ermita de la Trinidad, en el despoblado de Vadillo.
Ermita de la Trinidad. Pila bautismal.

Más información: El Románico de repoblación en el arcediano de Calatayud: Identificación de restos materiales, revisión cronológica, documental e historiográfica. Herbert González Zymla, Diego Prieto López. X Encuentro de Estudios Bilbilitanos. Centro de Estudios Bilbilitanos de la Institución Fernando el Católico. 2020. Vol. I.