Paracuellos de la Ribera

 

Paracuellos de la Ribera

(Texto parcialmente reproducido de la obra Cultura popular de la Comunidad de Calatayud, escrita por José Ángel Urzay Barrios, y publicada en Calatayud por el Centro de Estudios Bilbilitanos y la Comarca Comunidad de Calatayud, en 2006.)

Al amparo de La Cocha, entre el Jalón y el barranco de Aluenda, Paracuellos conserva un interesante casco urbano de calles empinadas y estrechas. La iglesia de San Pedro Apóstol es un bello y sugerentetemplo gótico-mudéjar de tres naves, con capilla dedicada a San Juan Bautista.

La fuente pública renacentista de la plaza con su pilón adosado es magnífica, muy similar a la de Villarroya, pues ambas fueron edificadas por el morisco Gabriel Meçot. Sus dos caños recogen el agua del arca de la fuente. En la plaza está también el ayuntamiento y el frontón. Conserva Paracuellos también un lavadero cubierto.

Hay una abandonada nevera en las eras que están encima del pueblo, en el arranque de los pinos de la Cocha.

La amplia ermita-cementerio de San Roque, sustentada sobre cuatro grandes arcos diafragma, está en medio de los dos nuevos cementerios adosados que fueron construidos posteriormente. Su interior, presidido por un altar de San Roque, contiene numerosas tumbas. Es una ermita única en toda la comarca por sus tumbas del XIX, con epitafios conmovedores de carácter popular.

A la entrada del pueblo podemos contemplar el moderno peirón de San Antonio, una delgada columna redonda que sustenta una capillita con la imagen del santo. El peirón de San Vicente, en el cruce de los caminos de Sabiñán y Aluenda, en el barranco del Val, está muy deteriorado, pero debió ser un soberbio peirón de ladrillo, con bellos azulejos de color azul y un elaborado edículo. El peirón del Santo Pere, en el camino de Sabiñán, más allá del cementerio, es para algunos el peirón de la Virgen del Pilar, mientras que para otros el nombre actual viene de la alusión al Peirón de los Pérez, propietarios de la finca colindante. Es un robusto pilar prismático de ladrillo pegado a una horma de una finca.

En los años sesenta comenzó la producción de cereza, la gran riqueza de Paracuellos. Las primeras eran las llamadas francesas o de Monzón, girubinas y de la piedra. Más tarde fueron introducidas nuevas variedades, como la burlat y otras que son denominadas con números y siglas. Cuando estaba en auge el cultivo de los olivos, llegó a contar con cinco molinos de aceite.

En Paracuellos nació Baldomero Mediano Ruiz (1847-1893), literato e impulsor de la Revista de Aragón.